Recent Posts

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Sigueme por Email

sábado, 25 de abril de 2015

Cómo manejar conflictos en el ámbito laboral y personal.

Cómo  manejar conflictos en el ámbito laboral y personal.




Según Heráclito “el conflicto es el padre de todas las cosas, el rey de todas las cosas, a uno ha hecho dioses y a otros hombres; a uno los ha hecho esclavos y a otros libres”.

La verdad es que los seres humanos vivimos en un constante conflicto desde que nacemos, ya que inmediatamente tenemos raciocinio, entramos en diferencias y cuestionamientos internos y externos, tales como: ¿por qué somos negros, o blancos? gorditos o flaquitos, pobres o ricos, malos o buenos, benditos o malditos, entre otros dilemas, es decir que está en nuestra naturaleza y es inevitable sacarlos de nuestras vidas.

Los conflictos pueden verse desde dos ámbitos, desde el ámbito negativo y desde el ámbito positivo, el primero puede darse cuando entramos en contradicciones con otras personas, y los choques de intereses parecerían ser incompatibles. Visto desde ese punto podemos interpretarlo como negativo, pero está en nosotros saber si deseamos verlo como un punto de partida para iniciar grandes cambios y mejoras, y verlos desde el ámbito positivo.

En la adultez, cuando entramos al ámbito laboral es cuando más empiezan a notarse los conflictos, y sus causas pueden ser; por las diferencias de metas u objetivos, por la falta de comunicación, o simplemente porque no estamos de acuerdo con las ideas de los compañeros o viceversa.

Conflictos por metas u objetivos: si los departamentos o grupos de individuos que integran la organización trabajan por metas u objetivos diferentes, se produce un conflicto disfuncional, por tal razón es de suma importancia fijar metas comunes, donde se formen equipos de trabajo que se apoyen entre sí, que la visión de uno sea la visión de todos.

En cuanto al conflicto por comunicación, este es uno de los más comunes, ya sea por el uso de palabras descompuestas, un lenguaje poco familiar, poco afable, y los malos entendidos, son los que podemos asegurar que conducirán a un conflicto por comunicación.

Los conflictos en el ámbito personal se dan más por la incompatibilidad entre las metas personales, o los valores sociales de nuestro entorno, del mismo modo que ciertas características de la personalidad como el autoritarismo, la dependencia, y los cambios que traen la vida adulta, ya sea porque en vez de continuar con nuestra individualidad, pues decidimos juntar nuestras vidas con otra persona que apenas conocemos, y que en alguno de los casos vamos a dedicar más de la mitad de nuestras vidas al lado de esta persona, de ahí continúan los conflictos, cuando la familia decide agrandarse, y si el matrimonio no tiene buena comunicación el conflicto se hace mayor por no llegar a un punto medio entre las partes.

Recomendación: Evitar los problemas por lo común no hacen que desaparezcan, sino que lo va empeorando, y cuanto más el tiempo pasa, mas difícil resultara resolver los conflictos, por tal razón lo más recomendable es enfrentarlo, y buscar una persona que sirva como mediador o árbitro, para que sea este quien determine los puntos a tratar. Y por nuestra parte, debemos estar abiertos a negociar, para que la solución se dispense de manera natural.

Mediador: este debe ser neutral, para que pueda ayudar a resolver el conflicto.
Arbitro: aparte de que debe ser neutral, debe tener la capacidad para tomar una decisión a la que hay que ceñirse para resolver el conflicto en cuestión.

Es difícil separar un conflicto laboral del ámbito personal, ya que en el trabajo es donde pasamos la mayor parte de nuestras horas.

En conclusión se puede decir que la vida misma está llena de conflictos, y está en nosotros saber si queremos presentarlos de manera negativas, dolorosas, o traumática, o simplemente nos decidimos a vivir con los conflictos, adaptarnos y ajustarnos para que el proceso ocurra de una manera más suave e impacte o genere un final positivo.



Original de: Ángel Laucer Ortiz.  
Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario