Recent Posts

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Sigueme por Email

domingo, 21 de junio de 2015

Soy de un Barrio.

La superación personal, y éxito, no son sinónimo de aparentar ser millonario.

Soy un hombre de barrio pobre, pero un hombre al que el barrio no le afectó para saber que quiere y espera de la vida. Soy un hombre preocupado por el bienestar de mi país República Dominicana, y mi único interés es poder aportar a cambiar el mundo desde mi pódium, no soy psicólogo, pero si un facilitador de información, de profesión: Mercadologo y Administrador de Empresas, apasionado por el desarrollo de los demás, la lectura, escritura, y la música. Con un deseo enorme de crear conciencia en los seres humanos, y ser un ente de cambio para la sociedad en general.

En el siguiente artículo les hablaré un poco de lo que significa la Superación personal y el éxito, donde explicaré que ambos no están ligados, ni son inversamente proporcionales a ser millonario, y donde no importa el lugar de donde provengas, siempre tendrás igual oportunidad de crecimiento y de realizar tus sueños.


Superación personal no es alcanzar el éxito a nivel monetario, es un proceso de transformación y desarrollo. La palabra superación viene del latín superare que significa crecer, o superar, y personal que se refiere a persona o individuo.

Es un error pensar que la felicidad está directamente relacionada con la cantidad de bienes materiales que tenemos,  incluyendo en esto un hombre o mujer con grandes atributos, para exhibir cual trofeo nos ha entregado la vida, para que nuestros amigos, familiares y las redes sociales se mueran de la envidia por no poseer un hombre o una mujer de tal calibre. Por otro lado está el querer adquirir todo lo que este al último grito de la moda, un celular, un carro del año, la mejor billetera, ropas de marca, zapatos, y en fin todo lo que nos haga valer ante la gente que nos rodea, y así nos aprecien y podamos permanecer siendo idolatrados por ellos.

En la mayoría de los casos nos comprometemos con cosas que sabemos no vamos a cumplir, tomamos prestamos, sacamos dinero de donde no tenemos, y muchas veces estamos en un trabajo que no nos gusta, que no nos sentimos cómodos, aguantamos la bipolaridad de nuestro jefe, y entonces es donde yo me pregunto: ¿estamos viviendo para nosotros mismos, o estamos viviendo para complacer a los demás, suponiendo que eso no hará feliz? Si tienes un sueño en la vida, y deseas hacerlo realidad, trabajas honradamente, te desvela, ahorra, y luego realiza ese sueño que tanto anhela, ¡eso es Fantástico! Pero si las razones que te mueven es impresionar a otros, entonces quien va a disfrutar más de esos logros serán ellos y no tú.

No estoy en desacuerdo en el cumplimiento de tus sueños, siempre y cuando sean los TUYOS.

Éxito, el concepto se refiere a la consecuencia acertada de una acción o de un emprendimiento, sin dejar de lado que la noción de éxito es subjetiva y relativa. Asociada con la victoria o el logro, y forma parte de nuestra vida en la cotidianidad.

Cada vez que nos proponemos algo en nuestras vida y lo logramos es una forma de alcanzar el éxito, cuando aprobamos un examen, cuando alcanzamos un lugar que creíamos no podíamos alcanzar en una competencia, cuando logramos ocupar una posición en la cual nos estuvimos preparando durante mucho tiempo, etc.

La sociedad misma y el entorno en que vivimos nos han dado a entender que el éxito está relacionado a la riqueza material, monetaria o fama, haciendo esto, que cada vez se mal interprete mas el termino, logrando así generar un esquema simplificado de la vida que separa a exitosos de fracasados.

El éxito no debe entenderse como algo unidimensional, sino como la obtención de un objetivo.  

Cuantos jóvenes hoy en día se ven abrumados por no tener eso que todavía no le ha llegado el tiempo de recibir, mujeres frustradas por no tener el hijo deseado, ¿Cuántos están frustrados por no tener el auto deseado? ¿Cuántos estamos triste por la negación de una visa? ¿Cuántos estamos tristes por una relación que no se consolido? ¿Cuántos estamos tristes por el préstamo que no se aprobó? ¿Cuántos estamos tristes por el ascenso que nunca llego? En fin todos esperamos algo, y si ese algo que esperamos no es recibido en el tiempo que nosotros entendemos debimos recibirlo, entonces nos embarga la desesperación, frustración y angustia, y muchas veces nos refugiamos en el conformismo, para que este venga a formar parte de nuestras vidas.

Hay una frase que siempre utilizo cuando me preguntan ¿cómo te sientes por no tener tal o cual cosa?, la respuesta es, no se sufre por lo que no se ha tenido nunca. Preocupémonos si nos falta Dios en nuestros corazones, en sus palabras encontramos consuelo, y lo demás viene por añadidura.

Te invito a buscar aquello que realmente te haga feliz, que te mueva a levantarte cada día, que requiera un pago, pero que por lo satisfecho que esta podría hacerlo hasta gratis; las opiniones de los demás no deben importarte, invítalos a que hagan lo mismo.

Ser de un barrio no impidió que alcanzara el éxito y pudiera superarme personal y profesionalmente, que no te lo impida a ti.

Un artículo original de:

Ángel Laucer Ortiz
Facilitador de la Formación Profesional
Entrenador de Entrenadores
Maestría en Gerencia y Productividad
Postgrado en Alta Gestión Empresarial
Licenciado en Administración de Empresas
Licenciado en Mercadotecnia.
Escritor del libro: EMPRENDIMARKETING. http://www.amazon.com/dp/B00Y63XFA4/
Fundador de la escuela de negocios: Laucer Consulting Group.
Contactos: angellaucer@gmail.com
PCS: 809-863-0759
Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario